Buscar este blog

:

:

Entrada destacada

¿Qué hiciste hoy para conciencitizar sobre la defensa de la vida?

Hola, te invito a que pienses que puedes hacer, desde tu lugar, para ayudar a la defensa de la vida. Por ejemplo puedes proponer reunion...

martes, 1 de febrero de 2011

La dialéctica de Aristóteles y el aborto



La dialéctica era, para Aristóteles, una técnica que ayuda a discutir con habilidad. Al presentar esta técnica, sobre todo en los Tópicos, Aristóteles mostraba la importancia de conocer las opiniones comunes y reconocidas, las ideas aceptadas mayoritariamente en la sociedad, para usarlas a la hora de “combatir” y “vencer” al interlocutor. 

La técnica no quedó circunscrita al mundo griego, sino que se ha aplicado y se aplica de muchas maneras. También al tema del aborto, como podemos apreciar con frecuencia. 


Pensemos en un debate en el que discuten dos personas, una a favor y otra en contra del aborto. En muchos de esos debates resulta más fácil organizar las frases para hacer ver como absurda la posición contraria, en vez de defender el propio punto de vista. En ese sentido, quizá los defensores del aborto son más hábiles que los enemigos del aborto. 



Para derrotar a un defensor de la vida, el defensor del aborto puede recurrir (de hecho, muchas veces lo hace) a varias “opiniones comunes” (que pueden ser verdaderas o falsas, pero que se caracterizan por el hecho de haber sido aceptadas de un modo generalizado). Es decir, aplica lo que ya enseñaba Aristóteles en su tiempo. Podemos evocar algunos ejemplos concretos de este tipo de argumentaciones: 



1. Ir contra el aborto es típico de quien desea imponer una maternidad a la mujer. Es decir, los pro-vida irían en contra de una idea muy aceptada (opinión común) en la sociedad moderna: somos libres, y nadie puede imponer a los demás nada, mucho menos respecto del propio cuerpo. 



2. Ir contra el aborto implica someter las leyes civiles a la moral de algunos grupos religiosos, cuando vivimos en un mundo laico donde todos tienen derecho a vivir según sus principios personales, sin que nadie imponga creencias privadas al conjunto de la sociedad. 



3. Ir contra el aborto significa perpetuar una mentalidad machista que somete a las mujeres a costa de esclavizarlas a través de la maternidad, cuando el mundo moderno no quiere para nada volver a actitudes machistas (es decir, el mundo moderno sería abortista por definición, según este “argumento”). 



4. Ir contra el aborto limita la libertad sexual de la mujer mientras mantiene los privilegios del hombre. Gracias a la educación y a nuevos métodos (en concreto, el uso generalizado de métodos anticonceptivos, y el recurso al aborto “en casos de emergencia”) la mujer ya ha tomado conciencia de sus derechos y puede disfrutar de la sexualidad al mismo nivel que los varones: sin tener que someterse a embarazos no deseados. 



5. Ir contra el aborto es desconocer los progresos de la ciencia, pues la mayoría de los médicos y los científicos consideran que uno llega a ser persona humana sólo a partir de cierta etapa de su desarrollo, y no en el momento de la concepción como defienden, con muy poco respeto a la ciencia, los grupos pro-vida. 



La lista de este tipo de argumentaciones podría ser mucho más larga. El enemigo del aborto (es decir, el defensor de la vida del hijo) parece quedar arrinconado ante argumentos que lo ponen contra las opiniones comunes, contra ideas que han calado en muchos corazones. 



Pero si vamos más allá de las técnicas dialécticas, podemos reconocer que una discusión así llevaba no necesariamente conduce a la verdad. El mismo Aristóteles era consciente de que una persona puede refutar (vencer) a otra a través del recurso a las opiniones comunes, al mismo tiempo que tal refutación no deja de ser fruto de engaño, de manipulación, o simplemente un juego argumentativo que no lleva a ninguna verdad concreta sino que sirve simplemente para ridiculizar al adversario. 



Si vemos los cinco argumentos apenas presentados, podremos reconocer que todos dejan de lado el núcleo central de la cuestión: en cada aborto es eliminada una vida humana en sus fases iniciales. 



En otras palabras, el aborto no es un gesto intrascendente por el cual una mujer queda libre de una agresión injusta o consigue defender sus derechos. Es un gesto sumamente grave, con el cual una madre permite (o provoca directamente, con el uso de abortivos farmacológicos o con otros métodos) el que su hijo sea eliminado dentro de sus entrañas. 



Por eso, una argumentación bien llevaba ayudaría a todos a reconocer algo que también es una “opinión común” de nuestras sociedades: nunca se puede eliminar una vida humana para satisfacer deseos o proyectos personales, por muy profundos y “buenos” que éstos sean. 



En los muchos conflictos de deseos y de proyectos que caracterizan la vida de las personas, se pueden llevar a cabo actos legales, protestas, huelgas, siempre que no se dañen los derechos básicos de otros, sobre todo el derecho a la vida de los inocentes. 



Por eso, una mujer que inicia el embarazo y quiere vivir según sus planes personales, que no se siente preparada para asumir sus responsabilidades de madre, que tiene miedo a las enormes presiones de quienes están a su lado, que teme la marginación social o la pérdida del puesto de trabajo, puede realizar aquellas acciones necesarias para defender sus derechos como mujer, pero nunca a costa de la vida de un ser humano inocente: su propio hijo. 



Vale la pena recordarlo, para que en los debates sobre el aborto no se creen espejismos de argumentos que deslumbran y que pueden llevar a victorias fatuas, pero que en el fondo encierran una derrota profunda. Porque siempre es derrota el que un pueblo permita que las mujeres puedan dar la “orden” que termina con la vida de los propios hijos. 



Frente a esa derrota, los amigos de la vida (por eso son enemigos del aborto) tenemos que trabajar en serio para promover una cultura que proteja al más débil de los seres humanos: al hijo antes de nacer; y que ayude a las madres en dificultad para que reconozcan qué alternativas y ayudas existen para su situación concreta. 



Así será posible no sólo eliminar leyes que han permitido millones de abortos mal llamados “legales”, sino sobre todo defender a la mujer en su dignidad y su nobleza intrínseca, con las cuales puede luchar a favor de sus hijos y, en el fondo, a favor de un mundo más justo, más humano y más bueno. 



(Por Fernando Pascual, Colaborador de Mujer Nueva, 2010-01-13)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Te ha sido de utilidad el blog?

¿Trabajar o criar a los hijos?

♥

♥Consagración a la Virgen María

♥Consagración a la Virgen María

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA
"Oh, Corazón Inmaculado de María, refugio seguro de nosotros pecadores y ancla firme de salvación, a Ti queremos hoy consagrar nuestro matrimonio. En estos tiempos de gran batalla espiritual entre los valores familiares auténticos y la mentalidad permisiva del mundo, te pedimos que Tu, Madre y Maestra, nos muestres el camino verdadero del amor, del compromiso, de la fidelidad, del sacrificio y del servicio. Te pedimos que hoy, al consagrarnos a Ti, nos recibas en tu Corazón, nos refugies en tu manto virginal, nos protejas con tus brazos maternales y nos lleves por camino seguro hacia el Corazón de tu Hijo, Jesús. Tu que eres la Madre de Cristo, te pedimos nos formes y moldees, para que ambos seamos imágenes vivientes de Jesús en nuestra familia, en la Iglesia y en el mundo. Tu que eres Virgen y Madre, derrama sobre nosotros el espíritu de pureza de corazón, de mente y de cuerpo. Tu que eres nuestra Madre espiritual, ayúdanos a crecer en la vida de la gracia y de la santidad, y no permitas que caigamos en pecado mortal o que desperdiciemos las gracias ganadas por tu Hijo en la Cruz. Tu que eres Maestra de las almas, enséñanos a ser dóciles como Tu, para acoger con obediencia y agradecimiento toda la Verdad revelada por Cristo en su Palabra y en la Iglesia. Tu que eres Mediadora de las gracias, se el canal seguro por el cual nosotros recibamos las gracias de conversión, de amor, de paz, de comunicación, de unidad y comprensión. Tu que eres Intercesora ante tu Hijo, mantén tu mirada misericordiosa sobre nosotros, y acércate siempre a tu Hijo, implorando como en Caná, por el milagro del vino que nos hace falta. Tu que eres Corredentora, enséñanos a ser fieles, el uno al otro, en los momentos de sufrimiento y de cruz. Que no busquemos cada uno nuestro propio bienestar, sino el bien del otro. Que nos mantengamos fieles al compromiso adquirido ante Dios, y que los sacrificios y luchas sepamos vivirlos en unión a tu Hijo Crucificado. En virtud de la unión del Inmaculado Corazón de María con el Sagrado Corazón de Jesús, pedimos que nuestro matrimonio sea fortalecido en la unidad, en el amor, en la responsabilidad a nuestros deberes, en la entrega generosa del uno al otro y a los hijos que el Señor nos envíe. Que nuestro hogar sea un santuario doméstico donde oremos juntos y nos comuniquemos con alegría y entusiasmo. Que siempre nuestra relación sea, ante todos, un signo visible del amor y la fidelidad. Te pedimos, Oh Madre, que en virtud de esta consagración, nuestro matrimonio sea protegido de todo mal espiritual, físico o material. Que tu Corazón Inmaculado reine en nuestro hogar para que así Jesucristo sea amado y obedecido en nuestra familia. Qué sostenidos por Su amor y Su gracia nos dispongamos a construir, día a día, la civilización del amor: el Reinado de los Dos Corazones. Amén. -Madre Adela Galindo, Fundadora SCTJM

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO A LOS DOS CORAZONES EN SU RENOVACIÓN DE VOTOS

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO A LOS DOS CORAZONES EN SU RENOVACIÓN DE VOTOS
Oh Corazones de Jesús y María, cuya perfecta unidad y comunión ha sido definida como una alianza, término que es también característico del sacramento del matrimonio, por que conlleva una constante reciprocidad en el amor y en la dedicación total del uno al otro. Es la alianza de Sus Corazones la que nos revela la identidad y misión fundamental del matrimonio y la familia: ser una comunidad de amor y vida. Hoy queremos dar gracias a los Corazones de Jesús y María, ante todo, por que en ellos hemos encontrado la realización plena de nuestra vocación matrimonial y por que dentro de Sus Corazones, hemos aprendido las virtudes de la caridad ardiente, de la fidelidad y permanencia, de la abnegación y búsqueda del bien del otro. También damos gracias por que en los Corazones de Jesús y María hemos encontrado nuestro refugio seguro ante los peligros de estos tiempos en que las dos grandes culturas la del egoísmo y de la muerte, quieren ahogar como fuerte diluvio la vida matrimonial y familiar. Hoy deseamos renovar nuestros votos matrimoniales dentro de los Corazones de Jesús y María, para que dentro de sus Corazones permanezcamos siempre unidos en el amor que es mas fuerte que la muerte y en la fidelidad que es capaz de mantenerse firme en los momentos de prueba. Deseamos consagrar los años pasados, para que el Señor reciba como ofrenda de amor todo lo que en ellos ha sido manifestación de amor, de entrega, servicio y sacrificio incondicional. Queremos también ofrecer reparación por lo que no hayamos vivido como expresión sublime de nuestro sacramento. Consagramos el presente, para que sea una oportunidad de gracia y santificación de nuestras vidas personales, de nuestro matrimonio y de la vida de toda nuestra familia. Que sepamos hoy escuchar los designios de los Corazones de Jesús y María, y respondamos con generosidad y prontitud a todo lo que Ellos nos indiquen y deseen hacer con nosotros. Que hoy nos dispongamos, por el fruto de esta consagración a construir la civilización del amor y la vida. Consagramos los años venideros, para que atentos a Sus designios de amor y misericordia, nos dispongamos a vivir cada momento dentro de los Corazones de Jesús y María, manifestando entre nosotros y a los demás, sus virtudes, disposiciones internas y externas. Consagramos todas las alegrías y las tristezas, las pruebas y los gozos, todo ofrecido en reparación y consolación a Sus Corazones. Consagramos toda nuestra familia para que sea un santuario doméstico de los Dos Corazones, en donde se viva en oración, comunión, comunicación, generosidad y fidelidad en el sufrimiento. Que los Corazones de Jesús y María nos protejan de todo mal espiritual, físico o material. Que los Dos Corazones reinen en nuestro matrimonio y en nuestra familia, para que Ellos sean los que dirijan nuestros corazones y vivamos así, cada día, construyendo el reinado de sus Corazones: la civilización del amor y la vida. Amén! Nombre de esposos______________________________ Fecha________________________ -Madre Adela Galindo, Fundadora SCTJM

¿Conoces alguna embarazada que necesita ayuda?

¿Conoces alguna embarazada que necesita ayuda?
4219037/154168469

Clic


Translate

Experimentación fetal, transplantes, cosmética y su relación con el aborto provocado.

Mis archivos para compartir

Followers

Iniciado el 28/01/16

♥Oremos con corazón sincero

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

MIS BANNER



Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket


Si a la vida Headline Animator

Si a la vida

Marcha nacional

Marcha nacional
#Por tu familia

Revista familia y vida

5 Actitudes que aprendemos dentro de la #Familia según el #PapaFrancisco

5 Actitudes que aprendemos dentro de la #Familia según el #PapaFrancisco

Macri representa la codicia neoliberal

Macri representa la codicia neoliberal
Ni salud ni educación ni erradicación de pobreza, solo aporte para la ignorancia y la medicrodidad burguesa