Buscar este blog

:

:

Entrada destacada

¿Qué hiciste hoy para conciencitizar sobre la defensa de la vida?

Hola, te invito a que pienses que puedes hacer, desde tu lugar, para ayudar a la defensa de la vida. Por ejemplo puedes proponer reunion...

domingo, 15 de mayo de 2011

Abby Johnson: “Yo daría mi vida” para reparar el mal que causé

Abby Johnson: “Yo daría mi vida” para reparar el mal que causé con los abortos en Planned Parenthood


"Por las vidas que eliminé, decir “pido perdón” parece hueco ¿Cómo pides perdón por matar a miles de niños y herir a miles de familias? No estoy segura de tener una respuesta. Pero yo pido perdón. Pido perdón a las mujeres que obligué a abortar. Pido perdón a toda mujer que haya tenido un aborto, es posible que nunca escuches esas palabras de la persona que llevó a cabo tu aborto, pero quiero que lo escuches de mí en nombre de ese médico o de quien trabaja en la clínica. Lamento que te hayan traicionado. Pido perdón porque ellos quebrantaron tu espíritu y tu confianza. Pido perdón porque te hicieron daño. Pido perdón porque no tuvieron el coraje de defenderte y darte lo que realmente merecías… la oportunidad de ser una madre para tu hijo. Hemos abusado de ti y te hemos faltado el respeto de la peor manera posible”

* “Yo sólo soy capaz de soportar el dolor de mi pasado con la ayuda de Cristo. No podría hacer nada de esto sin su gracia y su mano firme guiándome todos los días. Él nunca me ha dado más de lo que puedo soportar. Nunca me he sentido abrumada. Veo su amor y compasión por mí todos los días. Es la sensación más increíble de paz y plenitud. No tengo que preguntar si Él está conmigo… Yo sé que Él está guiando cada uno de mis pasos”
14 de mayo de 2011.- (Abby Johnson / AbbyJohnson.org) Nunca tuve el honor de hablar con el Dr. Bernard Nathanson. Pero alguien me dijo una vez que él le preguntó al Dr. Nathanson sobre su remordimiento después de realizar miles de abortos. Muchos de nosotros que hemos estado alguna vez en la industria del aborto somos frecuentemente criticados por nuestra “falta de remordimiento” pública. El Dr. Nathanson le explicó a este hombre que si él en realidad se permitiera sentir la profundidad de su arrepentimiento, él no sería capaz de vivir con ese dolor. Yo diría que es bastante exacto para la mayoría de nosotros que alguna vez vivimos y transitamos por los pasillos del mal. No estoy segura que mi corazón soportaría el dolor si realmente yo me permitiera sentir lo que he hecho.

¿Has visto alguna vez uno de esos shows del crimen donde se entrevista a un presidiario que asesinó a alguien? Hace poco vi uno de un hombre que había matado a una mujer joven. Se había convertido al cristianismo mientras estaba en prisión y el remordimiento por la vida que había eliminado era muy evidente. Casi ni podía hablar sobre esa mujer. Fue difícil para él mantener la compostura. Bueno, imagina ese tipo de remordimiento aumentado miles y miles de veces.
Éramos asesinos seriales de la peor especie…matábamos niños.
Luego un día, después de años de vivir en la necedad y el mal, hacemos un giro. Nos tragamos nuestro orgullo y admitimos que estábamos equivocados. Perdemos a nuestros amigos, somos llamados por nuestro nombre, empezamos de nuevo… pero sabemos que vale la pena. No es fácil, pero es lo correcto: nos arrepentimos de nuestro pecado y experimentamos una sensación de paz y alegría que nunca antes ha estado en nuestro corazón… pero hay ruptura también… y un penetrante sentimiento de remordimiento que nunca se irá. Recuerdo haberme preguntado si la ruptura y el arrepentimiento disminuirían alguna vez ¿Podría irse alguna vez? No es así. Es un recordatorio constante de que lo eras y de lo que has hecho. Pero ahora, estoy agradecida por el recordatorio… me mantiene concentrada, apasionada, y, sobre todo, rezando.

Algunos de nosotros continuamos teniendo un trabajo normal, de 9 de la mañana a 5 de la tarde, vivimos nuestras vidas en la intimidad de la familia y de los amigos. Algunos de nosotros vivimos nuestras vidas en público. Sé que estoy llamada a trabajar a tiempo completo en la lucha. Yo no sabía eso en un primer momento, pero Dios me reveló eso a mí en una forma bastante grande… gracias a la aparición en los medios de comunicación de Planned Parenthood. Para aquéllos de nosotros cuyas conversiones son públicas, muchos nos miran como héroes. Pero no lo somos… yo no lo soy ¿Cómo podríamos serlo? Miramos a nuestro alrededor y vemos a personas que han estado luchando en este movimiento desde hace años, ellos son héroes. Nosotros somos criminales. Nos merecemos el castigo, no premios. Nos merecemos ser echados, no ser aceptados. No merecemos el perdón, pero parece que lo conseguimos de cualquier manera.
Todos los días de mi vida, pienso en las mujeres que atendí. Les quité su maternidad, las devalué, rompí su confianza, las traicioné. Cómo me gustaría poder mirar cada uno de sus rostros y decirles cuánto lo siento. Si pudiera restaurar algo de lo tomé de ellas, yo daría mi vida para que esto ocurra. Quiero poder estar allí para secar sus lágrimas cuando lloran por su hijo perdido. Saber que has cometido un terrible error que no puedes corregir es uno de los sentimientos más desesperados en el mundo. Y tan desesperada como me siento, no puedo hacer que esos deseos se hagan realidad. Pero hago lo mejor cada día para compensar a esas mujeres y a sus hijos. Les fallé una vez, pero no voy a hacerlo de nuevo. Sé que ellas no han olvidado a sus hijos, y yo tampoco.
Por las vidas que eliminé, decir “pido perdón” parece hueco 

¿Cómo pides perdón por matar a miles de niños y herir a miles de familias? No estoy segura de tener una respuesta. Pero yo pido perdón. Pido perdón a las mujeres que obligué a abortar. Pido perdón a toda mujer que haya tenido un aborto, es posible que nunca escuches esas palabras de la persona que llevó a cabo tu aborto, pero quiero que lo escuches de mí en nombre de ese médico o de quien trabaja en la clínica. Lamento que te hayan traicionado. Pido perdón porque ellos quebrantaron tu espíritu y tu confianza. Pido perdón porque te hicieron daño. Pido perdón porque no tuvieron el coraje de defenderte y darte lo que realmente merecías… la oportunidad de ser una madre para tu hijo. Hemos abusado de ti y te hemos faltado el respeto de la peor manera posible. Pido perdón. Así muchas personas probablemente te decepcionaron… tus amigos, tu familia, tu comunidad de iglesia, tus compañeros de trabajo, tal vez otros. Pido disculpas en nombre de ellos también. Soy culpable de vender el aborto a mi familia, a mis amigos, a mis compañeros de trabajo e inclusive a personas con las que compartía el culto. Tendríamos que haberte defendido a ti y tu hijo. Lamento tanto que te hayamos abandonado de la peor forma posible. Merecías algo mejor que lo que te dimos.
La medida de mi remordimiento, tristeza y dolor es muy profunda. Ni siquiera podría empezar a compartir todo esto contigo en un blog. Ni siquiera estoy segura de ser consciente de la experiencia profunda que estoy atravesando ahora. Pero está ahí… recordándome la vida que una vez tuve y lo duro que debo trabajar ahora.

Yo sólo soy capaz de soportar el dolor de mi pasado con la ayuda de Cristo. No podría hacer nada de esto sin su gracia y su mano firme guiándome todos los días. Él nunca me ha dado más de lo que puedo soportar. Nunca me he sentido abrumada. Veo su amor y compasión por mí todos los días. Es la sensación más increíble de paz y plenitud. No tengo que preguntar si Él está conmigo… Yo sé que Él está guiando cada uno de mis pasos.
Yo soy una gran pecadora. Estoy lejos de ser una perfecta pro-vida. Yo diría que soy una cristiana mediocre. Yo definitivamente no soy la mejor esposa y nadie me ha nominado para “Madre del Año”. Yo siempre fracaso en mi deseo de tener un día perfecto, pero sigo intentando. Supongo que quiero que sepas que estoy trabajando muy duro para hacer las cosas bien. No puedo eliminar el dolor que he causado, pero puedo prometer dedicar mi vida y mi corazón a este movimiento. Yo nunca abandonaré a estos niños. Mi corazón está aquí y está sanando.

Fuente: CaminoCatólico.org


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes emitir opinión siempre que sea con respeto y altura.
Gracias por dejar tu comentario.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Te ha sido de utilidad el blog?

¿Trabajar o criar a los hijos?

♥

♥Consagración a la Virgen María

♥Consagración a la Virgen María

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA
"Oh, Corazón Inmaculado de María, refugio seguro de nosotros pecadores y ancla firme de salvación, a Ti queremos hoy consagrar nuestro matrimonio. En estos tiempos de gran batalla espiritual entre los valores familiares auténticos y la mentalidad permisiva del mundo, te pedimos que Tu, Madre y Maestra, nos muestres el camino verdadero del amor, del compromiso, de la fidelidad, del sacrificio y del servicio. Te pedimos que hoy, al consagrarnos a Ti, nos recibas en tu Corazón, nos refugies en tu manto virginal, nos protejas con tus brazos maternales y nos lleves por camino seguro hacia el Corazón de tu Hijo, Jesús. Tu que eres la Madre de Cristo, te pedimos nos formes y moldees, para que ambos seamos imágenes vivientes de Jesús en nuestra familia, en la Iglesia y en el mundo. Tu que eres Virgen y Madre, derrama sobre nosotros el espíritu de pureza de corazón, de mente y de cuerpo. Tu que eres nuestra Madre espiritual, ayúdanos a crecer en la vida de la gracia y de la santidad, y no permitas que caigamos en pecado mortal o que desperdiciemos las gracias ganadas por tu Hijo en la Cruz. Tu que eres Maestra de las almas, enséñanos a ser dóciles como Tu, para acoger con obediencia y agradecimiento toda la Verdad revelada por Cristo en su Palabra y en la Iglesia. Tu que eres Mediadora de las gracias, se el canal seguro por el cual nosotros recibamos las gracias de conversión, de amor, de paz, de comunicación, de unidad y comprensión. Tu que eres Intercesora ante tu Hijo, mantén tu mirada misericordiosa sobre nosotros, y acércate siempre a tu Hijo, implorando como en Caná, por el milagro del vino que nos hace falta. Tu que eres Corredentora, enséñanos a ser fieles, el uno al otro, en los momentos de sufrimiento y de cruz. Que no busquemos cada uno nuestro propio bienestar, sino el bien del otro. Que nos mantengamos fieles al compromiso adquirido ante Dios, y que los sacrificios y luchas sepamos vivirlos en unión a tu Hijo Crucificado. En virtud de la unión del Inmaculado Corazón de María con el Sagrado Corazón de Jesús, pedimos que nuestro matrimonio sea fortalecido en la unidad, en el amor, en la responsabilidad a nuestros deberes, en la entrega generosa del uno al otro y a los hijos que el Señor nos envíe. Que nuestro hogar sea un santuario doméstico donde oremos juntos y nos comuniquemos con alegría y entusiasmo. Que siempre nuestra relación sea, ante todos, un signo visible del amor y la fidelidad. Te pedimos, Oh Madre, que en virtud de esta consagración, nuestro matrimonio sea protegido de todo mal espiritual, físico o material. Que tu Corazón Inmaculado reine en nuestro hogar para que así Jesucristo sea amado y obedecido en nuestra familia. Qué sostenidos por Su amor y Su gracia nos dispongamos a construir, día a día, la civilización del amor: el Reinado de los Dos Corazones. Amén. -Madre Adela Galindo, Fundadora SCTJM

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO A LOS DOS CORAZONES EN SU RENOVACIÓN DE VOTOS

CONSAGRACIÓN DEL MATRIMONIO A LOS DOS CORAZONES EN SU RENOVACIÓN DE VOTOS
Oh Corazones de Jesús y María, cuya perfecta unidad y comunión ha sido definida como una alianza, término que es también característico del sacramento del matrimonio, por que conlleva una constante reciprocidad en el amor y en la dedicación total del uno al otro. Es la alianza de Sus Corazones la que nos revela la identidad y misión fundamental del matrimonio y la familia: ser una comunidad de amor y vida. Hoy queremos dar gracias a los Corazones de Jesús y María, ante todo, por que en ellos hemos encontrado la realización plena de nuestra vocación matrimonial y por que dentro de Sus Corazones, hemos aprendido las virtudes de la caridad ardiente, de la fidelidad y permanencia, de la abnegación y búsqueda del bien del otro. También damos gracias por que en los Corazones de Jesús y María hemos encontrado nuestro refugio seguro ante los peligros de estos tiempos en que las dos grandes culturas la del egoísmo y de la muerte, quieren ahogar como fuerte diluvio la vida matrimonial y familiar. Hoy deseamos renovar nuestros votos matrimoniales dentro de los Corazones de Jesús y María, para que dentro de sus Corazones permanezcamos siempre unidos en el amor que es mas fuerte que la muerte y en la fidelidad que es capaz de mantenerse firme en los momentos de prueba. Deseamos consagrar los años pasados, para que el Señor reciba como ofrenda de amor todo lo que en ellos ha sido manifestación de amor, de entrega, servicio y sacrificio incondicional. Queremos también ofrecer reparación por lo que no hayamos vivido como expresión sublime de nuestro sacramento. Consagramos el presente, para que sea una oportunidad de gracia y santificación de nuestras vidas personales, de nuestro matrimonio y de la vida de toda nuestra familia. Que sepamos hoy escuchar los designios de los Corazones de Jesús y María, y respondamos con generosidad y prontitud a todo lo que Ellos nos indiquen y deseen hacer con nosotros. Que hoy nos dispongamos, por el fruto de esta consagración a construir la civilización del amor y la vida. Consagramos los años venideros, para que atentos a Sus designios de amor y misericordia, nos dispongamos a vivir cada momento dentro de los Corazones de Jesús y María, manifestando entre nosotros y a los demás, sus virtudes, disposiciones internas y externas. Consagramos todas las alegrías y las tristezas, las pruebas y los gozos, todo ofrecido en reparación y consolación a Sus Corazones. Consagramos toda nuestra familia para que sea un santuario doméstico de los Dos Corazones, en donde se viva en oración, comunión, comunicación, generosidad y fidelidad en el sufrimiento. Que los Corazones de Jesús y María nos protejan de todo mal espiritual, físico o material. Que los Dos Corazones reinen en nuestro matrimonio y en nuestra familia, para que Ellos sean los que dirijan nuestros corazones y vivamos así, cada día, construyendo el reinado de sus Corazones: la civilización del amor y la vida. Amén! Nombre de esposos______________________________ Fecha________________________ -Madre Adela Galindo, Fundadora SCTJM

¿Conoces alguna embarazada que necesita ayuda?

¿Conoces alguna embarazada que necesita ayuda?
4219037/154168469

Clic


Translate

Experimentación fetal, transplantes, cosmética y su relación con el aborto provocado.

Mis archivos para compartir

Followers

Iniciado el 28/01/16

♥Oremos con corazón sincero

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

MIS BANNER



Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket


Si a la vida Headline Animator

Si a la vida

Marcha nacional

Marcha nacional
#Por tu familia

Revista familia y vida

5 Actitudes que aprendemos dentro de la #Familia según el #PapaFrancisco

5 Actitudes que aprendemos dentro de la #Familia según el #PapaFrancisco

Macri representa la codicia neoliberal

Macri representa la codicia neoliberal
Ni salud ni educación ni erradicación de pobreza, solo aporte para la ignorancia y la medicrodidad burguesa